Peruvian Flag.gif (27917 bytes)

PERSONAJES

PUNTO DE CONVERGENCIA

Página del editor

 

Monumento a Ollantay

en Ollantaytambo

 

Ollantay, el guerrero plebeyo

 

 

El general Ollantay, un Andi, hombre del pueblo, heroe legendario del Tahuantinsuyo, guerrero plebeyo ennoblecido por sus valerosos servicios al inca Pachacutec, se enamora de Cusi Coyllur (estrella alegre), hija de éste y es correspondido en secreto por ella.

 

Anahuarqui, la madre de esta doncella, sabe de los amoríos y los acepta igualmente a espaldas del Inca.

     

Los amantes se casan en secreto y conciben descendencia. Tal acto, era considerado sacrílego por el Uilac-Huma, el sumo sacerdote.

 

Cuando por alguna circunstancia, este valeroso guerrero, lo considera adecuado, se atreve a pedir la mano de Cusi Coyllur, a su Inca Jefe, empero, es rechazado por su ascendente sin nobleza de sangre. Pachacutec indignado, hace encerrar a su hija en la Casa de las Vírgenes del Sol, el Acllahuasi con las Mamacunas.


En respuesta al rechazo de Pachacutec, Ollantay se subleva, llevando a todos sus seguidores a la fortaleza que más tarde se llamaría “Ollantaytambo”, en el Valle del Urubamba. El Inca envía a Rumi Ñahui, uno de sus más leales generales para arrestarlo, encontrando una feroz resistencia que duraría cerca de una década. Mientras Cusi Coyllur, en su cautiverio, da a luz a su hija Imac Sumac, producto de los amoríos con el guerrero.


Muere Pachacutec y Rumi Ñahui, al verse derrotado, piensa en una estratagema para doblegar al rebelde Ollantay y finge haber sido degradado y mandado golpear por el nuevo Inca, como castigo por su incapacidad combatiente.


Así, llegadas las festividades por el Inty Raymi, pide refugio al confiado Ollantay, quien poco después es tomado prisionero, aprovechando la ebriedad de sus soldados, durante las celebraciones en honor al Dios Sol.


Ante el nuevo Inca Tupac Yupanqui; presentan a Ollantay prisionero y poco después de conocer la historia que envolvía el amor de sus padres, se presenta igualmente Ima Sumac, la hija de los protagonistas, para interceder por su madre. Luego de escuchar sus argumentos, Tupac Yupanqui, juzga a favor de Cusy Coyllur y permite que se realize su boda con Ollantay.


Feliz final para una bella historia, donde el amor siempre ha dividido a dos mundos diferentes, el noble y el plebeyo.

 

 

 

─────────────────

© Luis A. Ramírez

Editor

 

Ollantay u Ollántay es un DRAMA escrito originalmente en quechua clásico, considerado por unos como de origen incaico —y como tal, la más antigua y rotunda expresión de la literatura quechua—; y por otros como de origen hispano colonial.

 

Con respecto a su origen han surgido tres posiciones:

 

Tesis incaica: La primera sostiene que el texto es auténticamente incaico, basándose en que la historia, personajes, ambientes, lenguaje, todo pertenece a la época prehispánica (o sea, antes de la llegada de los españoles a América). Se basa además en que la obra transcurre en un total de quince escenarios, lo que no ocurre en obra alguna del teatro español del Siglo de Oro. Esta posición ha sido defendida por intelectuales de distintas nacionalidades, como los peruanos José Sebastián Barranca, Gavino Pacheco Zegarra, el argentino Vicente Fidel López, el boliviano Jesús Lara, el español Francisco Pi y Margall, entre otros.

 

Tesis hispana: La segunda posición sostiene que el texto es de origen español y escrito durante el período colonial, tesis mantenida por escritores comRicardo Palma, Bartolomé Mitre, Arturo Oblitas, Marcelino Menéndez Pelayo. Su estructura así como otras características de fondo, como la presencia del “gracioso” o bufón, y el acto del perdón imperial al final de la obra, de presumible influencia cristiana, harían sustentar esta procedencia occidental. Sin embargo, contra esta posición está el hecho tangible de que «graciosos» han existido en todas la literaturas, tanto de Occidente como de Oriente, y en cuanto a lo del perdón, este no era ajeno al estilo de gobernar de los incas, según se sabe de las crónicas.

 

Tesis hispano-incaica: Tiempo después surgió una tercera posición, que buscaba conciliar las dos anteriores. Planteaba que el núcleo del Ollantay es de origen incaico o prehispánico, que presumiblemente era representada en forma dramática durante los días de fiesta y otras grandes solemnidades imperiales, pero que fue adaptada por escritores hispanos para su escenificación según modelo del teatro español, mediante una serie de interpolaciones con arreglo en las escenas, el lenguaje, la técnica en general, lo que debió darse desde el siglo XVI hasta culminar en la versión copiada por el padre Valdés, en el siglo XVIII. Esto lo han sostenido José de la Riva Agüero y Osma en el Perú y Ricardo Rojas en Argentina. (WIKIPEDIA).

     
    ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••